• Ficciones

    Relato: Conseguiste que me reilusionara la Navidad

    Creo que todo el mundo tiene recuerdos felices de las navidades de su infancia. Mesas llenas de gente, muchos primos con los que hacer trastadas, regalos por doquier y una familia permanentemente de buen humor. Yo no soy distinta, lo que sí es cierto es que viví pocas de estas navidades tan “idílicas”. Por unas o por otras, las enfermedades…

  • Reflexiones

    15 cosas que odio al echar un polvo

    Tanto si es inesperado como planeado, que llegue el momento de echar un polvo es siempre motivo de alegría.   O debería serlo, porque cuando te lo estás gosando y te cortan el rollo, aquello no hay quien lo remonte. Os dejo el listado de las cosas que odio cuando estoy en plena faena:   Que usen diminutivos para hablar…

  • El rincón violeta

    Lo normal

    Los vecinos decían que era un matrimonio NORMAL. Porque es normal opinar sobre la vestimenta de tu pareja. Porque es normal controlar. Porque es normal hacer chistes machistas. Es normal que el hombre tenga voz y voto en las decisiones que toma su mujer.     Es normal que el hombre fiscalice el dinero. Es normal que un hombre se…

  • Ficciones

    No te echo de menos

    No te echo de menos. A ti no, pero echo de menos lo que me hacías sentir. Los besos furtivos que tan bien cazabas. Mis gritos ahogados por la palma de tu mano, porque nos iban a oír. Los encuentros casualmente buscados. Los disimulos, tan sobreactuados.     Ojalá volver a ver tus ojos con aquella expresión de sorpresa cuando…

  • Ficciones

    Todo Ted tiene su Robin

    Los que hayan visto la serie “Cómo conocí a vuestra madre” saben de lo que les hablo. Y los pocos que no lo hayan hecho y quieran seguir leyendo, lo van a entender enseguida.   La serie echó el cierre confirmando lo que veníamos sospechando  temporada a temporada: el amor de la vida de Ted no fue la madre de…

  • Ficciones

    Seis mujeres

    A la mesa, seis amigas, dos equipos, tres rubias y tres morenas.     Sobre el mantel, entre copas de vino, fueron colocando novedades, continuidades, anhelos y preocupaciones. Como si de una coreografía se tratase, cada relato se encadenaba con los anhelos de la siguiente narradora, con comentarios que actuaban de precipitantes de toda una serie de deseos (no tan)…