Reflexiones

La dictadura de la piel

Haz caso a tu piel.

A como brilla después de un ataque de risa con tus amigas. 

A lo iluminada que está después de hacer ejercicio al aire libre.

 

 

No evitemos esas arrugas que tienen su origen en sonrisas. 

Atiende al calor que asciende por tu cuello hasta tu cara para darle color a toda esa rabia.

O a cómo palideces en situaciones en las que has de emprender la huida.

 

 

Mira qué piel tienes después de amar sin tapujos y dime si no está en la piel la clave para entender qué es lo que necesitas.

¿Cuándo fue la última vez que un escalofrío recorrió todo tu cuerpo? ¿En qué pensabas?

¿De quién era la voz que consiguió ponerte el vello de punta?

¿No ves que hay pieles que llaman a otras pieles?

 

 

Traduce el lenguaje de tu piel y sigue sus señales a rajatabla, porque nunca se equivocan.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.